Según Global Witness, “nunca ha sido un momento más letal para defender la comunidad, el modo de vida o el medio ambiente”. En el mundo, según el reporte de la misma organización correspondiente al año 2017, fueron asesinades 207 activistas en la lucha por la defensa del medio ambiente, 124 de estes eran de américa latina.

En este contexto se produce la muerte de Alejandro Castro, uno de los líderes de las movilizaciones de Quintero-Puchuncavi por el tema de la contaminación y quien pertenecía al Sindicato S 24 de pescadores artesanales de la comuna de Quintero. El dirigente, conocido como “El Mecha”, fue encontrado colgado de su propia mochila a eso de las cuatro de la mañana del jueves, luego de participar de las protestas en Valparaíso. Tenía consigo todas sus pertenencias de valor. La causa de muerte según Policía de investigaciones: muerte por ahorcamiento. Suicidio. Sin embargo su entorno denuncia que había recibido amenazas anónimas.

Ante la solicitud de la presencia de un Fiscal Especial en la zona, los medios recogen tímidamente las voces que acusan asesinato. “Teorías conspiraccionistas” se atreven a afirmar otros, como si la violencia de estado no fuera real en cada protesta y más aún, en la falta absoluta de determinaciones y medidas certeras para corregir la crisis ambiental de Quintero. Hace unas semanas se veían panfletos, falsamente atribuidos al Frente Patriótico Manuel Rodriguez, que amenazaban a vecinos y dirigentes: “cierra tu maldita bocota o lo pagarás caro tu y tu madre”, mientras tanto, los grandes medios festinan con el presidente de la república mostrando memes en la Casa Blanca.

Medidas especiales fueron dispuestas para proteger a la vocera de gobierno, Cecilia Perez, cuando unos meses atrás un joven estudiante dijo que había soñado que ponía una bomba en su casa. Mientras tanto, las amenazas certeras y directas contra los dirigentes movilizados son obviadas y descartadas. Silencio sepulcral guardan las autoridades de gobierno, silencio de muerte. El nombre de Macarena Valdés resuena en la memoria, la negra, asesinada por defender sus tierras, y cuya familia aún no obtiene justicia.

Al respecto de la lucha, Alejandro Castro dijo en un video capturado antes de la marcha “Estamos organizados para hacerle frente al capitalismo caníbal que nos está depredando día a día, y hacemos un llamado también, a todas las comunidades para que se organicen y a que planteen también una línea combativa en contra del capital, en contra del extractivismo. Todo el aguante a los compañeros, a nivel nacional y a nivel internacional también. Que se levanten y no dejen que nos pisoteen nuevamente”. Con ese mensaje nos quedamos, y no con el de dolor y muerte que pretenden enviarnos.

Camila Mellado

Miembro del Centro Cultural Coronel Sur

 

Categories: Columna

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *